Lunes 5 de Enero del 2008 2009.

6:15 A.M.

Gerardo Zamora se despereza luego de tres semanas de periodo vacacional, toma el teléfono y marca el número de su escuela:

-C****** G********** I**********, ¿Buenos Días?
-Buenos días, disculpe, ¿Hoy comienzan las clases para licenciatura?
-¿De que grado eres? 
-Quinto
-Si, los cursos comienzan hoy, ¿hay algo más que pueda hacer por usted?
-No, gracias, que tenga un buen día
-Igualmente

Resignado, el joven lagañoso comienza su rutina mañanera. Se mete en el uniforme, se cepilla los dientes, se lava la cara con agua helada y comienza a estornudar como loco debido al mal clima y a un pésimo sistema inmunológico.

Justo antes de salir, le da un rápido vistazo a la cama. Las sabanas y cobijas calientitas y las almohadas mullidas le recuerdan el frío que tendrá que pasar en las próximas madrugadas que despierte con el esfuerzo de quien corre el último tramo del maratón… nunca ha sido una morning person.

6:45 A.M.

Al llegar, la escuela se encuentra inusualmente desolada, aún para los quince minutos que faltan para que comiencen las clases. Gerardo toma una silla y espera la hora indicada por el horario previamente descargado de la plataforma electrónica.

7:15 A.M.

…Pero las clases no comienzan y no hay un solo alumno mas en toda la escuela…

El joven intrigado se dirije a la recepción a preguntar por la profesora pertinente, pero el calendario escolar se cruza en su camino y su peor temor se vuelve realidad:

5 de Enero – Inicio de clases primer ingreso.
6 de Enero – Inicio de clases 2º a 9º.

No cabe duda, alguna de las secretarias debia estar conteniendo la risa en ese momento…

Maldita seas… donde quiera que estés…

Anuncios