Yo me acuerdo cuando Edgar Ricardo Arjona Morales se tomaba la molestia de componer canciones para sus discos. Si desde el Santo Pecado (2002) se notaba que ya se le estaba acabando la imaginación, el nuevo disco: Quinto piso, esta escrito al aventón, con las primeras ideas que le venian a la cabeza y con rimas del Larousse: Diccionario de Sinónimos y Antónimos 2007; ni para comprarlo pirata, ni para descargarlo gratis, ni para nada.

¿Qué le pasó al Arjona bohemio de letras profundas e inconformes del Animal Nocturno?, ¿O al de las historias románticas ingeniosas como Cita en el bar y Ella y el?

Cuando las épocas eran anteriores a Santo Pecado, insistía en defenderlo contra quienes decían que todas sus canciones eran iguales, con el argumento de que solamente los sencillos eran así, y cumplian la función de atraer público nuevo a los lados-B y canciones de “relleno” de los albumes, que eran en realidad la sustancia del disco. Ahora no hay ni como ayudarlo, no hay un picolitro de originalidad… ¿Tres discos de recopilación y “Remixes” seguidos Ricardo?, ¿en serio?

“Ganar” un grammy y el dinero de Televisa echan a perder a cualquiera…

Anuncios