Ni dos horas luego del trágico suceso de ayer por la tarde, los bloggers ya estaban posteando sus opiniones, pésames y… ¿bromas?

Yo me jacto de tener un excelente sentido del humor y de además ser un cínico incurable, pero… ¿hacer bromas del peor de los sufrimientos?

Si, en el avión iban políticos, la peor de las pestes del país (y casi en todos los casos del mundo), pero… ¿y sus familias?, ¿y los transeuntes inocentes cuyas vidas marcó el suceso?, ¿Las esposas que en ese mismo instante preparaban la cena como todos los días?, ¿los niños que esperaban que se hiciera honor a la rutina de sus padres: llegar a las 10 de la noche, merendar, decirles que estaban muy cansados para jugar o contar cuentos?

Realmente es doloroso saber que si el día de mañana, me cayera un avion encima… la gente se burlaría del suceso… ¿Dónde está la empatía?, ¿la union?, ¿es verdad eso que dicen?, ¿Qué al mexicano lo caracteriza el egoismo ciego? (la fabulita esa de los cangrejos en la cubeta)

¿que tal si en el avion hubiese ido tu mejor amigo?, ¿que tal si en ese momento hubiese cruzando la calle tu pareja?, ¿Y si uno de los conductores de alguno de los automoviles incinerados hubieras sido tu?…

No parece tan gracioso… quiza ya me haya amargado la edad…

Anuncios