No soy un fanático de caminar varios días seguidos por el mismo lugar, me aburre y además soy muy paranoico, pero es parte de mi rutina pasar por algún puesto de periódicos camino a la casa para leer los encabezados, hace unas semanas, comenzó una serie de titulares que me obligarían a bautizar al fenomeno como: La Paradoja de Petersen.

Día 1: “Microbuseros exigen tarifa de seis pesos” – todo normal hasta aquí, esos transportistas, como son…
Día 2: “Administración busca tarifa de cinco pesos…” – el transvale costaría $2.50, no es tanta la diferencia…
Día 3: “Aumentan precios a servicios de estacionamiento en el centro histórico para desalentar el uso del automóvil”….

What?

No soy un experto en mecánica de cohetes, pero para alentar a la gente a no usar su carro, ¿no deberian BAJAR los costos y mejorar el servicio del transporte público?, ¿por qué voy a subirme a un camión de hace treinta años, hediondo, lleno hasta el tope de pasajeros sudorosos, cuyo último mantenimiento se llevó a cabo con cinta aislante y conducido por un chofer intransigente y grosero y además CARO, cuando puedo pagar de veinte a cuarenta pesos más por estacionarme y disponer de mi cómodo vehiculo con clima ajustable y la música que a mi me gusta?, vale, el estacionamiento es caro, pero si se va en familia, con los precios así, va a ser lo mismo pagar el camión que el estacionamiento…

Y no me hagan empezar con el servicio de Tren Eléctrico Urbano, que es muy eficiente… si el lugar al que vas se encuentra en el trayecto de las DOS miserables líneas de las que se compone, el metrobús pretren es simplemente risible.

Asi que señores de la H. Administración de la ciudad… bah, olvidenlo, como si fueran a leerlo…

*Arruga su queja y la tira a un triste bote de basura con canastita de baloncesto*

Anuncios