Ciudad de locos; todo el año hay sequía de conciertos interesantes,
y apenas se viene Septiembre/Noviembre, llegan todos de jalón…
Que Sonata Artica, que Therion, que Lila Downs, que Serrat y
Sabina… y por supuesto, a precios ridículos…

¿Cómo pagamos 380 pesos por Sonata Artica, cuando en USA,
el boleto de la misma gira, cuesta 15 dolarucos?

¡Esto es una afrenta!…

Ok, los precios para Sabina/Serrat y Lila son más decentes, pero
insisto, demasiados eventos en poco tiempo dejan a uno con la
dura pregunta de: ¿A Quién quiero mas?

Yo tengo la loca idea de que un concierto no debiera ser más caro
que un disco; digo… el disco dura “para siempre”, ¿no?, en cambio,
en unas semanas, evocar el recuerdo de algunos eventos, (sobre todo
en los que se permite la etilicidad) puede ser un tanto complicado…

Tampoco me gusta que les digan “toquines“, no se, no vamos a tocar
ni a ser tocados, ni a darnos toques, pero esas ya son tonterias mias…

Les dejo una buena rolilla de Lila Downs, a quien por cierto, NO
voy a ir a ver.

Anuncios