Para cerrar con broche de oro nuestra estadía en chapala, mi familia y yo decidimos que la última comida del viaje sería en Don Emiliano’s, un restaurante en la carretera a jocotepec, con el más cálido ambiente y el servicio más amable, atendido por el mismo Emiliano, un hombre de canas y bigote frondoso siempre adornado con una sonrisa calurosa; pero cuando por llegamos al lugar, las puertas no estaban abiertas.

Tocamos la puerta y Don Emiliano nos recibió con su fuerte y familiar saludo, pero con una triste noticia, estaban por cerrar definitivamente el lugar…el seis de enero las puertas del lugar no volverian a abrirse para su clientela.

El hombre sintió tocado su corazón por nuestra historia, venir desde Guadalajara y viajar hasta ese punto de la carretera solo para cerrar nuestra perfecta estadía con una perfecta comida y nos invitó a pasar y disfrutar de un menu limitado.

El punto de este post no es lo que comimos, lo que nos llevamos y lo que seguimos disfrutando, sino que las grandes cadenas y franquicias estan removiendo poco a poco a todos los cocineros que nos preparan un poco de historia, un poco de folklore, que nos llenan de mágicos sabores caseros que nos llevan a cabalgar nuestros recuerdos, solo ahora que se que nunca más probaré su Pizza con pasta de hojaldre, me arrepiento de no haber ido cada mes a saborearla, escuchando a Sinatra y rodeado de sueños, no de ambición y avaricia como la de las grandes pizzerias, hamburgueserias y baguetterias que nos dejan lentamente sin Don Emilianos por todo el mundo.

Don Emiliano’s – wonderful Mexican cuisine. Their items in puff pastry (ham and cheese for example) are incredible. On the Carretera kitty-corner from Coca Cola in San Antonio Tlay.
Maestros del Arte 2005 comi


Anuncios